Accesibilidad

Todas nuestras instalaciones están adaptadas para los usuarios con movilidad reducida.

Las estaciones están concebidas sin obstáculos o barreras arquitectónicas y con luminosidad, favoreciendo la accesibilidad y la sensación de seguridad.

Las máquinas expendedoras de billetes son accesibles para las personas invidentes y con movilidad reducida, ya que disponen de marcado en braille y de un botón de uso fácil.

Las puertas de andén garantizan que no se produzcan accesos indebidos o accidentales a la vía.

En todas las instalaciones hay ascensores que conectan la calle con los vestíbulos y andenes.

Pasos de acceso adaptados, de un ancho especial, para personas de movilidad reducida y con dificultad para desplazarse.

Interfonos en máquinas expendedoras, en pasos de accesos, vestíbulos y andenes.

Los trenes son 100% de piso bajo, lo que garantiza la accesibilidad de todos los usuarios. La distancia entre el tren y el andén es la mínima y apta para las sillas de ruedas homologadas.

Asientos reservados para personas con movilidad reducida en todos los trenes.

Pulsador de solicitud de parada para personas con movilidad reducida.

Aviso por megafonía de llegada del tren a las estaciones así como cualquier otra información útil para el viajero.

Los pulsadores de apertura de las puertas del tren son luminosos.

Aparcamientos con plazas reservadas para personas con movilidad reducida.

La Oficina de Atención al Cliente está adaptada con mostrador bajo.

Con ánimos de hacer un viaje más fácil, desde Metro de Sevilla aconsejamos:

El acceso a las instalaciones debe realizarse por el ascensor.

El acceso de un máximo de 2 sillas de ruedas por tren para garantizar la seguridad de los usuarios con movilidad reducida. Hay que observar esta recomendación especialmente en ocasiones de máxima afluencia de usuarios.

Si necesitas ayuda o tienes cualquier problema o duda acude al supervisor comercial o contacta con el personal de metro por el interfono.